domingo, 21 de noviembre de 2010

Fiesta+Fiesta+Fiesta

Vivir en piso compartido no es ningún chollo. Al menos no cuando te falta una televisión y un internet en condiciones. Así pues, a lo único que nos podemos dedicar los fines de semana es a salir e intentar por todos los medios posibles conocer a gente decente -lo cual no es tan fácil como parece. Hacemos cenas en casa, salimos fuera a cenar, a beber, a conocer... etc. Como diría la canción, vivimos más de noche que de día. 


He aquí un video sobre nuestra no-vida diurna (que sí nocturna). 

video

viernes, 15 de octubre de 2010

Cena en la 609

El otro día tuvimos la gran idea de hacer una cena en casa e invitar a nuestra vecina chachi y a una chica que hemos conocido de Séneca a la que llamaré Barbaridad. Nuestro compañero mono de piso hizo pollo con salsa de cerveza y arroz. Barbaridad, chachi-vecina, D, nuestro compañero mono de piso y yo nos sentamos a cenar a cosa de las 10.30. Luego abrimos una cerveza, y otra... Y sonó el timbre. Apareció el amigo no muy mono de nuestro compañero mono de piso. Se sentó y abrió una cerveza. Sonó el timbre. Entraron cuatro chicas erasmus a las que sólo nuestro compañero mono de piso conocía (una belga, una francesa, una austriaca y una sueca). No hablaron mucho, ni bebieron mucho. Sonó el timbre. Entró una chica negra que era de Francia. Luego sonó el timbre otra vez y entraron dos amigos de nuestro compañero mono de piso. Bebimos, hablamos, jugamos a un juego de cartas-alcohol que está increíble y pegaron los vecinos para protestar. Eran las dos y media de un jueves. Salimos a la calle para ir de fiesta y en el pasillo pillamos a tres tipos que venían a nuestra casa. Y que ninguno de los tres conociamos.

A la mañana siguiente volvimos.
Este era el resultado.



Hoy viernes cena-fiesta.

domingo, 10 de octubre de 2010

Supervivencia

Cuando no tienes dinero ni para comprar platos, hay que conseguirlos de algún modo. La primera vez que tomamos prestado algo que no pensamos devolver fue en un albergue que está cerca de donde vivimos.

Nuestro compañero mono de piso había estado durmiendo en ese cuchitril mientras buscaba una habitación y aún tenía allí sus cosas. Fuimos a acompañarle y bajamos a la cocina del albergue a hacer una pizza. Había muchísimos platos bonitos esperándonos. También vasos y cubiertos. La tentación se apoderó de nuestras manos y nosotros hicimos malabares para no llevarnos más que dos platos, un cuchillo, un tenedor y un vaso. Un vaso que rompí yo en el salón sin querer al día siguiente. Salimos del albergue con las cosas prestadas haciendo un ruido horrible en la mochila. Es como si dijeran: ¡¡Me han robado!! ¡Me han robado! ¡Detenerlas! En la cocina del albergue unos señores de China (chinos) que estaban allí celebrando el fin de año (chino) nos dieron un pastel típico de allí para probarlo. Al llegar a casa nos dimos cuenta de que el tenedor que habíamos tomado prestado para no devolver tenía unas cosas grabadas en chino. Desde entonces, aparte de para comer, nos sirve como recuerdo.

Compramos unos vasos, no crean que vamos por ahí apoderándonos de todo. Pero eran demasiado pequeños, porque los grandes costaban un ojo de la cara. Así pues, una noche cenando en una hamburguesería barata tuve la obligación moral de llevarme un vaso enorme a casa en el que mi amiga -minutos antes- había tomado una coca-cola. Lo metí en una bolsa de plástico en la que llevaba una cacerola roja monísima de la muerte que había rescatado de la puerta de los vecinos (¡iba a ir directa a la basura!). Pero segundos antes de levantarnos un salero pequeñísimo (de estos típicos de bares) se contoneó en mi mente pidiendo que lo llevara a casa. ¡Y cómo iba a negarme!

Después de eso, hemos rescatado algunas cosas de la puerta de los vecinos o de la acera (cerca de los contenedores, que no dentro). Véase: unos cajones que usamos para guardar cosas, una mesa que hemos colocado en la terraza para apoyar el portátil y pillar la red de los vecinos y un sinfín de cajas de cartón que usamos como reposa-ropa.

También arrancamos un poster gigante del metro (de un anuncio de Vans). Lo hemos colocado en el salón y queda para chuparse los dedos.

Nuestro compañero mono de piso y su amigo- no tan mono- se han hecho colegas de unas tías que viven enfrente de nosotras y que nos caen como una patada en la espinilla. Fueron a casa de esas tipejas una noche, llevándose nuestro precioso vodka y un montoncito de hielos. Nuestro compañero -un poco contento- tomó prestado para no devolver un cuchillo con pinta de cortar (digo pinta, porque no corta ni aunque lo afilemos con el mármol de la mesilla de noche) de la cocina. No trajo más cosas porque le pillaron con las manos en la masa.

Ha aparecido un vaso de tubo en nuestra cocina. Nuestro compañero mono de piso lo ha tomado prestado para no devolverlo de una discoteca muy conocida de Madrid de la que no diré nombre.





He ahí mi compañero mono de piso y yo visualizando unos libros que quedarían monísimos en la estantería que no tenemos (aún).

sábado, 25 de septiembre de 2010

Cosas de la 609

Ya estamos completamente adaptadas al piso. Nos hemos acostumbrado a no tener microondas, a sentir el crujido de las escaleras cada vez que bajamos o subimos por ellas y a sacar y meter el sofá de la terraza cuando creemos que de aquí a poco empezará a llover. Este fin de semana estamos teniendo nuestra primera visita, os la contaremos en el próximo encuentro. Mientras tanto, les dejamos con un video que resume el sitio en el que vivimos. No se asusten de mi voz, no es así la mayor parte del tiempo. 




video


PD. Hoy hemos pasado por calle Serrano. Ha sido como una competición de quién tenía el coche más caro. Ha ganado un coche con una matrícula verde que ni siquiera sé de dónde venía. Hemos visto a una chica joven hacer malabares en un cruce de peatones. No hemos bajado la ventanilla para darle dinero. Los del coche de al lado se estaban besando. Ella era rubia.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

¡Hola!

Mi nombre es Virginia, Virginia Rota. Acabo de mudarme a Madrid, por primera vez. Estudio psicología, tengo que agarrar un autobús durante 40 minutos para llegar a mi facultad. Aún no he ido. He traído una maleta con ropa y el portátil. La ropa para vestirme, el portátil para escribir. Me encanta escribir. Normalmente lo hago aquí: http://www.fotolog.com/lamujerdemetal . Duermo en la habitación grande de arriba, aún no la he hecho mía. Lo que más me gusta de la casa es la terraza y la escalera de incendios. He traído libros para leer, ideas para escribir y cerveza que guardamos en la nevera.


Mi nombre es Dennise, pero la chica que duerme en la habitación grande me llama D.
Estaba trabajando como comercial pero me dio un arrebato y lo dejé creo que es el peor
trabajo del mundo, estoy buscando otro.
Llevo de ocupa 1 mes en Madrid en casa de mi hermana esperando a que Virgi llegase.
No me gusta casi nada, lo que si sé que me gusta es la COCA-COLA y comprar ropa.
Duermo en la habitación pequeña pero no me importa porque comparto un armario enorrrrme
con V.